MICROORGANISMOS BENEFICIOSOS PARA AGRICULTURA

EL NÚMERO DE MICROORGANISMOS QUE TIENEN UN EFECTO BENEFICIOSO PARA LAS PLANTAS ES MUY ALTO

La Universidad de Salamanca cuenta con una colección de microorganismos potencialmente utilizables en beneficio de la agricultura que se ha convertido en referencia mundial gracias al trabajo de recopilación de casi 30 años por parte del grupo de investigación reconocido (GIR) ‘Interacciones Planta-Microorganismo’. Este equipo ha reunido cerca de 6.000 cepas, algunas de ellas no descritas en ningún otro lugar del mundo, pero en la actualidad su trabajo peligra por falta de financiación para contar con equipamiento y recursos humanos adecuados, una pérdida que sería irreversible para la Ciencia.

“El número de microorganismos que tienen un efecto beneficioso para las plantas es muy alto y en el futuro podrían ser patentados y utilizados”, explica Eustaquio Martínez, investigador principal del grupo. En general, la colección está compuesta por microorganismos endófitos, es decir, que viven en el interior de las plantas y que, en este caso, no son patógenos, sino beneficiosos para su desarrollo. Buena parte de ellos son del género Rhizobium y otros endosimbiontes de leguminosas, pero también hay otros múltiples géneros de bacterias o incluso de levaduras, de manera que la colección es muy diversa. “Tenemos establecido un método para buscarlos e identificarlos y hemos descrito más de 50 nuevas especies”, señala el investigador.

Muchos de estos microorganismos se asocian con las plantas y les proporcionan nutrientes esenciales para su desarrollo, de manera que algunos científicos trabajan en esta línea de investigación biotecnológica para lograr sustituir los productos químicos que se emplean como fertilizantes, consiguiendo así una agricultura sostenible, pero también segura, puesto que este uso requiere realizar estudios más profundos sobre las características de dichos microorganismos.

De hecho, se trata de una línea prioritaria dentro de la investigación científica que impulsa la Unión Europea, pero en el caso de la Universidad de Salamanca “las dificultades económicas pueden llevar a abortar el trabajo de 30 años”, ya que en la actualidad “mantenemos las colecciones gracias a un esfuerzo personal, sin financiación”, declara Eustaquio Martínez.

De hecho, en el contexto general de la ciencia española, “tras una producción científica abundante, estamos en el momento de obtener los beneficios”, asegura el científico, algo que se ejemplifica en su grupo de investigación, que recientemente ha publicado un importante artículo en la revista científica Plus One sobre dos cepas de Rhizobium cuya inoculación en plantas de tomate y pimiento hace que estas plantas ganen en producción y en calidad. Es decir, que después de décadas de avances científicos en este campo, se obtiene una aplicación práctica muy importante desde el punto de vista económico.

Comparte el post

Comentarios

No hay comentarios aún.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

MICROORGANISMOS BENEFICIOSOS PARA AGRICULTURA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies